Desde el año 2008

.

.

Comunicado de la Asociación en Defensa del hospital Severo Ochoa

Recién conocida la sentencia de la Sala de lo Contencioso_ Administrativo Sección cuarta del Tribunal Supremo, donde se desestima el recurso de casación presentado por el Dr. Montes Mieza y 39 profesionales más del Hospital Severo Ochoa exigiendo reclamación de responsabilidad patrimonial de la Comunidad de Madrid, por los daños y perjuicios causados por las actuación de las autoridades y personal a su servicio en el llamado “caso Leganés” versus “casoLamela”; esta Asociación quiere manifestar:

- Acatamos la sentencia por nuestro profundo respeto al Estado de Derecho.

- NO COMPARTIMOS en absoluto la citada resolución .Se hace muy difícil aceptar y entender, desde el conocimiento completo de los hechos que entonces se produjeron, pueda afirmarse que el entonces Consejero de Sanidad, Sr. Lamela, no tuviera ninguna intención de producir daño a la honorabilidad y profesionalidad del Dr. Montes Mieza y demás profesionales personados en este procedimiento.

- Una abrumadora mayoría de la ciudadanía, no sólo de Madrid sino de todo el Estado Español tuvo en aquellas fechas, a nuestro juicio, más clarividencia al valorar los hechos que la manifestada por el Tribunal en su sentencia. El rechazo social a la actuación del Sr. Lamela, miembro del Gobierno de Dña. Esperanza Aguirre, fue de tal magnitud que arruinó su carrera política.

- Es cada vez más frecuente observar como se conocen resoluciones judiciales que no son bien entendidas por el tejido social; si a ello se une una lentitud excesiva en la resolución de los litigios y la sensación de impunidad que se percibe en algunos casos que afectan a personas o entidades poderosas, es explicable que la Justicia esté hoy muy mal valorada por los ciudadanos en todas las encuestas de opinión serias publicadas.

- Seguimos creyendo en el Estado de Derecho y por ello esperamos que en los procesos que siguen abiertos contra personas (entre ellas, el Sr. Lamela) y entidades por este mismo asunto, se produzcan resoluciones judiciales rápidas y justas. Las acusaciones falsas imputando delitos muy graves, así como las injurias y calumnias no pueden salir gratis en un Estado de Derecho.

34 comentarios:

Anónimo dijo...

Con el antecedente de esta sentencia rechazando las indemnizaciones, el resultado de la querella por denuncia falsa que puso el doctor Montes contra Lamela y varios más, que todavía está pendiente de resolver, va a ser el mismo.

LOOS dijo...

Buenos días.

Una buena sentencia que es de agradecer sea acatada por los implicados.

Siempre pueden reclamar a Europa si la creen injusta o no comparten.

Este sujeto denunciado incluso por parte del personal del hospital(los peritos del Colegio de Médicos de Madrid consiguieron demostrar 34 casos de mala praxis médica) fue, afortunadamente, destituido de su puesto.

Además, los datos no fueron "falsos, manipulados o cercenados”, como argumentaba montes, sino “objetivos, relevantes y veraces” como publicó el diario El Mundo y recogido por otra sentencia.

Y pedía nada más y nada menos que ¡¡¡7.5 MILLONES DE EUROS!!!

Gracias a Dios, ni un euro va a ver de nuestros bolsillos.

Que siga cobrando de sus charlas pro-eutanasia patrocinadas por el psoe en apoyo a su política de ingeniería social de la mal llamada "muerte digna".

Una gran sentencia.

Un saludo.

Anónimo dijo...

LA FOTO FIJA DEL 22 DE MAYO VA A SER ESPECTACULAR:

LEGANES. 27 concejales:

PP 14
PSOE 7
ULEG 4
IU 2

ASAMBLEA DE MADRID. 128:

PP 69
PSOE 37
IU 15
UPyD 7

Se admiten apuestas.

Alfredo Pérez Rubalcaba.

Anónimo dijo...

Recién conocida la sentencia de la Sala de lo Contencioso_ Administrativo Sección cuarta del Tribunal Supremo, donde se desestima el recurso de casación presentado por el Dr. Montes Mieza y 39 profesionales más del Hospital Severo Ochoa exigiendo reclamación de responsabilidad patrimonial de la Comunidad de Madrid, por los daños y perjuicios causados por las actuación de las autoridades y personal a su servicio en el llamado “caso Leganés” versus “casoLamela”; quiero manifestar, lo mismo que los españoles no asociados a los "eutanasia-brothers", "eutanasia for ever" y "Montes for president", o sea, la mayoría:

- Acatamos la sentencia por nuestro profundo respeto al Estado de Derecho.

- COMPARTIMOS absolutamente la citada resolución. Desde el conocimiento completo de los hechos que entonces se produjeron, es fácil aceptar y entender, lo mismo que hizo Rafael Simancas, que el entonces Consejero de Sanidad, Sr. Lamela, no tuviera ninguna intención de producir daño a la honorabilidad y profesionalidad del Dr. Montes Mieza y demás profesionales personados en este procedimiento y sí quisiera que no hubiera sedaderos eutanásicos masivos en urgencias del HSO de Leganés.

- Una abrumadora mayoría de la ciudadanía, no sólo de Madrid sino de todo el Estado Español tuvo en aquellas fechas y tiene hoy a pesar de las campañas orquestadas y los fondos para cursos sobre sedaderos y su justificación, más clarividencia al valorar los hechos que la manifestada por las asociaciones subvencionadas en ayuda de Montes y sus 4000 euros mensuales, más lo que ahora gana por libros y cursos. El rechazo social a la actuación del Sr. Montes, miembro de la élite de la Medicina y defendida por el staf más alto de los médicos enchufados y millonarios de España, colegiados en Madrid. Es de tal magnitud la gratitud al gobierno regional de Madrid por esta sentencia, que en Leganés perderá por primera vez la izquierda para la CAM, con el pp a 8 puntos por encima y en el resto de la CAM ni les cuento. Eso es una carrera política.

- Es cada vez más frecuente observar como se conocen resoluciones judiciales que no son bien entendidas por el tejido social; Menos mal que la Justicia es un poder independiente, si hiciera lo que la sociedad o el Parlamento apeteciera, estaríamos como en Cuba, en taparrabos y bailoteando mientras el proxeneta de la Moncloa nos explotaría sexualmente. La lentitud excesiva en la resolución de los litigios y la sensación de impunidad que se percibe en algunos casos que afectan a personas o entidades poderosas como Montoya en los casos denunciados por el pp, explica que la Justicia esté hoy muy mal valorada por los ciudadanos en todas las encuestas de opinión serias publicadas.

- Creemos en el Estado de Derecho y por ello esperamos que en los procesos que siguen abiertos contra personas (entre ellas, el Sr. Ráez, Montoya, García Blázquez, Arroyo, Maroto, Moreno y Sevilla, Quintana de Fuenla y otros...) por asuntos de corrupción, se produzcan resoluciones judiciales rápidas y justas. Las acusaciones falsas imputando responsabilidad a administraciones que no la tienen, como es el caso contra Lamela que ha perdido Montes y su circo, así como las injurias y calumnias que ha proferido este barbudo guardadistancias y engreído, no pueden salir gratis en un Estado de Derecho.

Anónimo dijo...

De justicia y Estado de Derecho, nada. Con una justicia politizada como tenemos, todo es posible, pues las sentencias dependen en gran medida de la influencia del poder político. El Colegio de Médicos es impensable que fuera a hacer un informe que pusiera en evidencia a Lamela. En esto del Severo Ochoa, en principio la cacería emprendida por gente del Opus y del PP contra Montes fue un intento de desmantelar los equipos y organización de un hospital que era como la joya de la corona para el PSOE. En un asunto tan delicado como los cuidados a enfermos terminales, en cuanto se mete la política y la justicia, el daño que se puede hacer es inconmensurable, y tanto al doctor Montes como a algunos otros médicos les hicieron pasar un auténtico calvario. Una vez que se pone en marcha esa maquinaria de desprestigio contra las personas, ya es imparable, aparte de que se ha convertido en una batalla PP contra PSOE y viceversa
Esta sentencia reclamando indemnizaciones a la CAM ya no podía ser de otra manera, con los antecedentes que había, teniendo en cuenta que ya estaba la otra sentencia penal en la que se habla de irregularidades administrativas, y en cuanto hay alguna culpa de los perjudicados, ya no hay derecho a indemnización.
Los interesados lo sabían, pero están manteniendo vivas todas las reclamaciones por el Severo Ochoa porque es parte de la lucha política por parte del PSOE. Todavía está en un juzgado de instrucción de Madrid la querella que pusieron por denuncia falsa, juzgado que ya decidió el archivo pero que volvió a reabrirse por haber apelado Montes y la Audiencia Provincial acordó que se practicasen ciertas pruebas. Pero, más pronto o más tarde, irá por el mismo camino que las anteriores.
No estoy con el PSOE local, desde luego, pero no puedo estar de acuerdo con estas cacerías hacia personas concretas, en el caso del doctor Montes alentada por el PP.
Teniendo los del PP local tan reciente la campaña de desprestigio iniciada contra Jesús Gómez y viendo la repercusión que tienen estas cosas en la vida personal del afectado, deberían ser más moderados en la críticas a los médicos del Severo Ochoa y no soltar tantos improperios como hace Loos.

Anónimo dijo...

Al ANÓNIMO DE 18 de marzo de 2011 02:08 :

Si no dice dónde están los improperios, esos que son "tantos" y que usted está refiriendo en su escrito de este blog, habrá quedado absolutamente desacreditado.

El texto de LOOS es absolutamente respetuoso y completamente aséptico, incluso demasiado correcto, ya que en vez de una opinión lo que hace es aceptar y celebrar una sentencia.

Ni siquiera es capaz de indicar qué es lo que de LOOS le molesta, porque evidentemente su texto no es lo que le molesta. Haría bien en decir qué es eso que no tolera, más que nada para que usted pudiera ser entendido. De lo contrario su intervención es un arcano. O quizá un pataleo. O tal vez ha confundido el post, tal es la atención que presta y lo riguroso de su mensaje.

Anónimo dijo...

Claro, a la gente sólo le molesta que se desacredite a alguien de los suyos.
No hace falta aclarar nada para deducir a qué se refiere Loos cuando habla de ingeniería social. Similar a la que le atribuían a Jesus Gómez desde el otro lado, tergiversando los artículos que escribió.
Es evidente que los extremos se tocan, y tan maliciosos y destructivos son ciertos comentarios contra el Dr. Montes como los que se hicieron contra Jesús Gómez. La táctica es la misma.

Anónimo dijo...

Y una leche. La táctica en el caso del circo de Montes, consiste en endiosarle aún más de lo que se endiosa él cuando conviene apelar a su genialidad creadora, cuando parece que antes de él el mundo sufriente no sabía ayudar en el tránsito de la muerte. En cambio cuando conviene, cuando pierde juicios, entonces parece que todos perdemos, la profesión, la sociedad, los pacientes...

Y no, señores, no. Yo no soy Montes ni Montes son muchos otros profesionales, pacientes ni sociedad. De hecho, su jefatura de Urgencias fue denunciada por profesionales, sus compañeros, porque había convertido las urgencias en un "sedadero", con la misma plantilla y estructura que cualquier box que trata urgencias. Y digo sedadero y no hospital de corta estancia para terminales, porque las condiciones de privacidad y respeto a los duelos era peor que el servicio normal que se ofrece en la clínica veterinaria cuando practican la eutanasia a un viejo perro.

Montes quiso resolver en plan cow-boy un problema con los incómodos ingresos en planta de los moribundos y para ello se saltó el preceptivo ingreso en planta PRIORITARIO de cualquier terminal que llega al hospital, o en su caso derivación a un centro especializado. Eso es y era lo que está y estaba en el reglamento interno del HSO de Leganés.

Y si a Montes le hubiera importado un carajo el dolor de la gente, habría denunciado a sus superiores la deficiencia que hubiera encontrado en la asistencia o en los medios para atender a los moribundos. Cualquiera que sea de verdad médico se sabe el código deontológico y sabe que ante una deficiencia estructural se debe denunciar a los superiores, para que haya un traspaso de la responsabilidad hasta donde tenga que llegar, incluso al propio Consejero, ya que hay una jerarquía y cada nivel o escalón tiene su jefe.

Si hubiera habido interés, quizá Montes podría enseñar una denuncia diaria por cada día de su ejercicio profesional en urgencias, como por ejemplo puedo enseñarlo yo de mi ejercicio profesional en primaria, hasta que me solucionaron la circunstancia por la que yo consideraba que no podía atender en condiciones a mis pacientes.

Si aún después de denunciar no le hacían caso, pudo proponer a su gerente crear una planta o servicio para terminales, pero JAMÁS CONVERTIR URGENCIAS EN UN HOSPITAL DE CORTA ESTANCIA PARA MORIBUNDOS. Simplemente porque no hay condiciones, lo mismo que no se hace depilación laser en urgencias, o no se retocan las ojeras.

LA PREPOTENCIA Y ENGREIMIENTO PUDIERON A MONTES, UN GENUINO ENDIOSADO QUE NI SIQUIERA SE DIGNABA A HABLAR CON LOS RESIDENTES Y SE DIRIGÍA A ELLOS MEDIANTE OTROS.

Anónimo dijo...

Carajo: término naútico. Dícese de la cestilla que acoplada al palo mayor de las grandes embarcaciones a vela, servía para que un marinero pudiera divisisar desde la posición más alta el horizonte. Usualmente el servicio en el carajo era una misión de castigo, ya que el movimiento en esa posición es contínuo y si la posición se mantiene durante horas, se satura el órgano del equilibrio y el sujeto se marea, incluso en los marineros más expertos y resistentes.

Anónimo dijo...

La persona que ha escrito el comentario de las 05:44 alude a una experiencia personal, de cómo resolvió un conflicto trabajando en atención primaria, así que supongo que es un/a profesional de la medicina, por más señas, del PP. Estando el Servicio Madrileño de Salud en manos del PP, le sería más fácil resolver cualquier conflicto que si lo hubiera planteado el Dr. Montes, a quien ya años antes habían denunciado sus rivales políticos.
Al menos, ya no dice que el Dr. Montes, deliberadamente, hacía ingeniería social, como afirma Loos, también del PP. Si todo fue un problema organizativo, que el Dr. Montes a los pacientes terminales debió instalarlos en planta, no en boxes, en Urgencias, eso no justifica el proceso penal al que se sometió a todo el equipo del Dr. Montes, por todas las consecuencias que conlleva, tanto personales como profesionales, e incluso sociales, en un tema tan sensible como es el fin de la vida (el principio y fin de la vida humana, son asuntos polémicos que aún dividen a la sociedad).
Si no hubo motivaciones políticas o religiosas en el inicio del conflicto del Severo Ochoa ¿que hacía el cura del hospital, miembro de una orden integrista, abanderando el grupo que presentó la denuncia penal?
No conozco en profundidad la organización del Severo Ochoa, pero he hablado con profesionales que siguen actualemente en el Severo Ochoa y dicen que la práctica de cuidados paliativos del equipo del Dr. Montes es idéntica a la de cualquier otro hospital. Que la cuestión de si es mejor atender a los pacientes terminales en planta o en urgencias es algo secundario y de lo que fue responsable la dirección del hospital, no el equipo del Dr. Montes.
Creo que la lucha política no justifica la cacería humana a la que sometieron a ese grupo de profesionales.

Anónimo dijo...

Ya, claro, o sea que al final el decidir montar un sedadero en urgencias no tuvo nada que ver con Montes, el bueno de Montes, que solo pasaba por allí y ni indicó tratamientos excesivos, sedaciones inadecuadas, ni nada. Lo que el juez dijo sobre su culpabilidad es que no se puede demostrar sin autopsias que la gente muriera por efecto de los tratamientos, cosa normal si no se han hecho autopsias. Pese a lo que Rosita Arranz diga, quedan profundas dudas sobre lo que Montes hizo en Urgencias del Severo Ochoa. Muchas cosas no son juzgables, como por ejemplo el asesinato de Julio César, pero todos sabemos que fue asesinado, nadie duda de aquello, aunque no se ha juzgado ni probado fehacientemente por la autopsia y los forenses. Una cosa es la verdad y otra la verdad juzgable. Mucha gente ingresó para morir y eso es lo que podemos decir sin lugar a dudas que estuvo mal hecho, porque se ingresó en Urgencias, lo mismo que si a Rosita le quitan los pelos de las piernas en Urgencias, lo mismo de mal está, Urgencias no es un servicio ni para depilar piernas ni para corregir ojeras ni para sedar terminales. No es que nadie haya "rebajado" el delito, es que como lo de César, eso no puede juzgarse, por desgracia.

Respecto al supuesto caso particular, decirle que el médico de primaria que cada día denunciaba ante sus superiores, llegó hasta Leguina. Corría 1985. Así que deje de meter la pata, que no se la vamos a depilar en urgencias.

Anónimo dijo...

Por cierto, la bandera de las denuncias no la llevaba religioso alguno. La llevaba la plantilla de la que Montes abusaba, dándoles un cargo adicional que era hacer sedaciones terminales y atender el proceso de la muerte y el duelo, que es un curro que te pasas, especialmente con las familias. Por eso ni se registraba ni estaban los papeles en los expedientes, porque ese trabajo, el de las unidades de paliativos, no tiene que ver con el de urgencias y si se intentan simultanear sale el churro que sale. Y sale la denuncia que salió, por profesionales de urgencias reventados y desmoralizados por la doble jornada que el Dios Montes les imponía.

A ver si aplicamos el sentido común: el mismo Montes no para de darse pote con los paliativos ahora, en esta segunda etapa profesional de su vida, demostrando en cada conferencia y cada curso la complicación de los cuidados paliativos y la sedación y de hecho demostrando lo incompatible que es con su chiringuito sedadero de urgencias.

Anónimo dijo...

Por cierto, no solo soy médico de primaria, también he sido candidato de un partido político independiente y de izquierda que ya no se presenta a las elecciones. Y soy un hombre de izquierdas convencido. No me confunda con militante del pp, usted tiene muchos prejuicios y una considerable cantidad de ceguera en lo que se refiere al caso Montes. Me atrevería a decir que usted sí ha tenido un caso familiar de muerte mal atendida, pero aunque así sea, he de decirle que mi fiel perro Winchester tuvo una sedación terminal más digna que los pacientes de Montes, que pude estar con él, lo mismo que mis 4 hijos y tuvimos la atención personalizada y el espacio adecuados. Y ningún otro animal estaba al lado de nosotros, separado por cortinas, muriendo también, en coma o no, solo o acompañado.

El código deontológico no fue mi salida particular a un problema de medios para asistir a mis pacientes. ES LA ÚNICA SALIDA QUE IMPIDE QUE SEAMOS JUZGADOS POR EL JUEZ Y POR LOS HOMBRES SI TENEMOS QUE ATENDER EN MALAS CONDICIONES O INSUFICIENTES A LOS PACIENTES.

Insisto: quiero ver las denuncias que hizo Montes, cuando tomó la decisión de no ingresar a los moribundos y sedarlos en Urgencias, se supone que porque pretendía resolver algún problema de ocupación del hospital. Los moribundos ocupaban camas y a él le molestaba, no parecía eficiente hospitalizar en planta, a pesar de que eran las normas.

Él no me recordará, pero yo a él le recordaré siempre y a sus palabras despectivas, también.

Unknown dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anónimo dijo...

Para terminar: curiosa cacería esta que usted refiere, en la que usted confunde al cazador. No olvide que las piezas cobradas, las víctimas, son las que están criando malvas. Quizá el que usted cree una víctima es hoy más rico, más orondo y más barbudo revolucionario que nunca a costa de aquellos que ya no existen.

A pp recordarle que no solo existen ellos en la oposición al Dr Montes.

Anónimo dijo...

¿Pero me va a decir que sólo crían malvas las personas que fueron atendidas por el Dr. Montes? Ahora va a resultar que la gente no se muere, y que los que ingresaban en estado terminal, si no hubieran caído en manos del Dr. Montes, andarían todos corriendo por la calle.

Anónimo dijo...

Si no se pudo demostrar sin hacer autopsias que las muertes fueron consecuencia de los tratamientos, tampoco se puede decir que con autopsias se hubiera demostrado la relación de causalidad.
Las cuestiones organizativas, o el trato a los familiares en el duelo, son totalmente distintas, pero nunca causa suficiente para un proceso penal, aunque puedan englobarse en la llamada mala praxis, que incluye las irregularidades de tipo administrativo también.

Anónimo dijo...

Claro que se muere la gente, un montón se mueren, pero no masivamente en urgencias, con medicación excesiva y sin consentimientos de familiares en muchos casos. La cuestión es que morir es tan natural como nacer y se puede y debe asistir la muerte como se hace en los nacimientos, pero a nadie se le ocurre poner los partos en la sala de radioterapia o en geriatría, lo mismo que la muerte, debido al tratamiento global que precisa, se debe asistir, si es que no puede ser en casa, lugar preferido por la mayoría de los moribundos, en una planta hospitalaria o en un centro especial de paliativos. El pecado de Montes, al menos el evidente y notorio, fue atender lo que no se debía donde no se debía. Si ocasionó muertes prematuramente y de forma indebida, si adelantó muertes innecesariamente, pocas personas lo pueden saber a día de hoy y yo no entro en lo que otros saben y yo no. Solo digo que hay dudas y que lo que está claro es que trató a moribundos peor que a los perros.

Hay muchas víctimas en los cementerios que no son de Montes, claro que sí. No descubre usted nada, ya le he mencionado a uno ilustre: Julio César.

Anónimo dijo...

Nadie ha dicho aquí que de haberse realizado autopsias habría aparecido causalidad. Eso es su subconsciente el que lo trae a colación. Se ha dicho que no se puede demostrar la culpabilidad de Montes, que pese a lo que irrite, es lo que dice la sentencia. A veces las sentencias no dicen lo que queremos ¿verdad?. No se le puede culpar, pero no dice que sea inocente. Cuando una sentencia es absolutoria por manifiesta inocencia del imputado, lo dice. Aquí la Ley no puede demostrar la culpabilidad y es lo que dice. Absuelto por falta de pruebas no es inocente, es absuelto por falta de pruebas. Guste o no. En la práctica puede ser parecido, porque no se castiga a nadie, pero no es lo mismo. Ante unas acusaciones de muertes, qué quiere que le diga, yo preferiría ser declarado inocente que absuelto por falta de pruebas.

Anónimo dijo...

Respecto al trato a familiares y a la desatención de otros aspectos fundamentales de la asistencia que requieren los moribundos, he de decirle que cuando se hacen chapuzas, y este país está lleno de chapuceros, nos pasan estas cosas. El hecho de que la asistencia a las familias fuera deficiente efectivamente no es motivo de pena de cárcel, pero es un indicio del desprecio de un profesional por su misión. Si de verdad le hubiera importado el dolor de la gente y la asistencia al que muere, habría hecho una denuncia diaria ante sus superiores por no poder atender a los moribundos por falta de camas, de plantas o de hospitales especializados en estas situaciones. Pero le importaba una mierda la familia de los casos y los propios casos, a los que despachaba rapidísimo. Eran las enfermeras las que colaban a los familiares a veces más de lo permitido, que era escaso y dramático por la presencia de varios sujetos muriendo al lado, separados livianamente. Ni una ayuda psicológica ni una apacible conversación ni un momento de recogimiento. Nunca sabremos si alguno de aquellos se ahorró algún día con su familia, algún día de sol, de paseo, de despedida o de paz por haber conocido a Montes. Para no tener este tipo de duda no tenemos por qué hacer un acto de fe, Rosita, tenemos simplemente que llevar a nuestros moribundos a donde mejor se les pueda atender. junto a nosotros y sin trepidantes prisas. Es mentira que todos tuvieran dolor insoportable o pidieran la muerte.

Si Montes hubiera querido ayudar a los pacientes, habría denunciado la falta de camas en una planta específica o en los hospitales de referencia a donde se deriva a estos enfermos.

Anónimo dijo...

La sentencia penal, técnicamente, no podía declarar inocente a Montes, aunque lo sea verdaderamente, desde el momento que existen las muertes, y no se ha podido precisar cuál fue la causa de las mismas.
Personalmente, no tengo ningún vínculo con el Dr. Montes para haber deseado una sentencia distinta; simplemente he seguido todo el proceso, y he vivido otros casos de persecución política, y cuando además se implican los poderes públicos, tienen medios para que los informes periciales digan lo que conviene. Una vez que se puso en marcha la maquinaria judicial, el traslado y demás medidas contra el equipo de Montes, estaba cantado.
Otra cosa muy distinta es la última sentencia reclamando indemnizaciones, que todo el mundo sabía que no se las podían reconocer, y que de no tener el respaldo político y económico de la Plataforma, Montes seguramente nunca hubiera planteado. Y como ya se ha dicho en otro comentario anterior, igual suerte va a tener la querella presentada por denuncia falsa.
Por cierto, ¿quién es esa Rosita a la que se le atribuyen todos los comentarios que no se alinean con los anti-Montes?

Anónimo dijo...

Precisamente no puede quejarse Montes de falta de apoyo institucional, cuando el mismísimo presidente le usó en un momento dado como reclamo y ceja-man. Es de un cinismo considerable decir que el caso Montes se ha politizado por parte de la Consejería o la Comunidad, cuando JAMÁS se personaron como parte en la denuncia que se puso desde el primer momento en manos del Fiscal. En cambio ZP sí politizó y el Ayuntamiento de Leganés también. A Montes se le pagan subvenciones desde el Ayuntamiento, para su circo mediático, sus cursos y sus seminarios. Se le invita a un hueco detrás de la pancarta y se le organizan las manifestaciones cuando es menester. También se llevan mociones a los plenos para lavar, centrifugar, secar y planchar su nombre, el de su plataforma y el de su circo, asociación incluida. La mejor prueba será cortar las subvenciones y observar en qué quedaN ENTONCES LOS APOYOS. Las últimas intentonas de manifestación, creo que fueron en 2010, no sé la fecha pero hice fotos en Zarza, fueron tan patéticas que han decidido no usar mucho ese mecanismo, los participantes son los "jóvenes leones" de la izquierda leganense, con una edad media de 107 años y mucha energía juvenil, pero comentaban: "manda huevos que nosotros con el pie ya en cementerio tengamos que defender al barbudo millonario este". Así están las cosas, porque cuando se politizan, poco a poco se matan, la subvención es la mejor forma de matar algo a medio plazo.

Y sigo diciendo que cuando acusa de politizar, debería usted mirarse al espejo.

Para Rosa:
Es poco propio de una TS dedicarse a las pulsiones personales y a conjurar los propios recuerdos y vivencias en la piel de un tercero. Creo sinceramente que en este caso llame a un observador imparcial y trate su acción con la asociación "Montes for President" o como coño se llame, con el mismo celo que trata cualquier caso en su trabajo no subvencionado. Y no envenene a los pacientes con sus creencias, sabe que entraría de lleno en una falta muy grave.

Anónimo dijo...

De lo que dice el último puedo dar fe. Mi asociación acude a los Consejos Sectoriales de Salud y en las primeras sesiones de la legislatura presente y prácticamente en toda la pasada, siendo Ráez alcalde, no pararon de hacer manifiestos, cartas, comunicados y toda clase de panfletos con finalidades poloíticas para que se denigrase a personas como el anterior consejero Lamela pero también al posterior Guemes. La mayoría de asociaciones si sabemos lo que nos conviene teníamos que secundar y firmar, porque preside el Ayuntamiento que es el que a su vez nos proporciona el local y una subvención anual. Y las propuestas nunca partían de Soler, el amigo de Montes y miembro del consejo por la asociación sino que las propuestas eran directamente de la concejala, o sea que quedaban antes en reuniones cerradas para proponer desde el Ayuntamiento lo que Montes necesitaba, manifestaciones y comunicados etc.

Yo he sido manipulada en el Consejo Sectorial y como enferma (miembro de asociación de enfermos de un mal degenerativo) pido a los siguientes políticos que deshagan el Consejo tal y como es hoy y se forme uno en el que la asistencia sea voluntaria e independiente de lo que se reciba de subvención y que los votos en la asamblea sean secretos, porque la concejala está siempre vigilante y nos cae la bronca si por casualidad nos abstenemos o no acudimos a las sesiones.

Me siento fatal por haber sucumbido a la manipulación y espero vengan nuevos aires y voto secreto y democrático.

Rules dijo...

Hay tres usuarios en línea así que debemos ser los tres que charlamos en este hilo. No sé. Yo he perteneciddo al consejo de salud por mi asociación, aunque sin voto porque no soy cargo iba de oyente. Me fui definitivamente cuando el presidente de Zarza dijo a una concejal que hablar de provincias era puro fascismo, que las provincvias ya no existen.

Anónimo dijo...

Será un hombre del PSOE. Por cierto, el "poco politizador Montes" si se pone en google imágenes, aparece con banderitas del PSOE detrás en infinidad de fotos. Y con los capullos.

Anónimo dijo...

Sobre ese gran conocedor de la Constitución, ese erudito de la territorialidad española, Ángel Sánchez el presidente de la AAVV de Zarzaquemada, habría mucho que hablar y él tiene mucho y vergonzante por qué callar. No me extraña que le parezcan fascistas las provincias. Es un hombre de paja del PSOE de Leganés: no los encuentran más cultos.

Anónimo dijo...

Las asociaciones se han vendido por dos paginas de publicidad. Muy barato. Ya no valen. Hay que refundarlas.

Anónimo dijo...

Todo lo que se está criticando, como la Plataforma a favor del Severo Ochoa, la utilización partidista de los Consejos Sectoriales de Salud, las manifestaciones que Ráez periódicamente convocaba en sus horas más bajas políticamente para desviar la atención hacia la CAM, constantes comunicados de asociaciones vecinales, etc., etc., vienen a demostrar el inmenso error cometido cuando el consejero Lamela decidió denunciar por vía penal al equipo de Montes. Lo que se tenía que haber resuelto administrativamente, reorganizando los servicios del hospital (lo que se hizo después), Lamela inicialmente lo sacó de madre llevándolo a los juzgados. Algunos dicen en su descargo que la CAM nunca se personó como acusación, pero fue quien que echó la pelota a rodar, sobredimensionando el conflicto precisamente debido a su intervención, convirtiendo el proceso penal en puro espectáculo del que no ha salido beneficiada la sanidad ni los usuarios, causando más destrozos que beneficios, del que sólo se han aprovechado los oportunistas. Para lo que sirvió el proceso penal es para que el Severo Ochoa durante años fuera el arma arrojadiza del PSOE local y regional contra la CAM, y viceversa, en sus luchas por el poder en Madrid.
Claro que, llevando el conflicto por los cauces estrictamente administrativos posiblemente tampoco hubieran podido depurar al equipo de Montes, y justificar los traslados, que quizá fuera lo que se perseguía, ni tampoco se le hubiera sacado la rentabilidad política correspondiente. Ya lo dice el refrán, que "a río revuelto...", y en el conflicto del Severo Ochoa de lo que ha habido en abundancia es de pescadores a río revuelto.

Anónimo dijo...

Yo, que muy listo no soy, quiero que me expliquen cómo puede ser que sin personarse como parte, se le eche la culpa a la Comunidad o al Consejero entonces de politizar nada. Especialmente porque en todo caso estaría judicializándose. Así que según la izquierda, si un engreído endiosado jefe de urgencias se dedica a convertir en una especie maltrecha de hospital de moribundos las urgencias, en contra de los reglamentos vigentes, abusando de la plantilla, de los familiares y de los enfermos, y ahí me paro porque no ha podido demostrarse que sus altos índices de mortandad, incluso comparados con hospitales de terminales, fueran debidos a sedaciones excesivas. Se sabe que las cantidades de las sedaciones eran inusualmente altas y que el consumo de estas sustancias en urgencias se disparó, pero para la Justicia no valen cantidades totales de fármacos y pacientes vistos, ni siquiera las anotaciones de las dosis administradas, porque siempre cabe la poco probable tesis de que Montes tirara a la alcantarilla la morfina, el valium, el dormicum y el haloperidol por garrafas. La Justicia necesita más seguridades.

Así que no vayamos a politizar... ni a judicializaR... HAGAMOS UN PURO TRÁMITE ADMINISTRATIVO, UN EXPEDIENTE SIN MÁS ...

Qué listos son algunos, especialmente los que no son parientes de la gente que fue sedada sin todos los requisitos, en el lugar inadecuado y por la atareada plantilla de urgencias.

Esto es España, el Reino de la Chapuza.

Y esto es España... aclamemos como un héroe al chapucero.

Y como siempre, al final el socialista Simancas dijo la auténtica verdad: Lamela estaba jodido, hiciera lo que hiciera: si era verdad por el escándalo del jefe de urgencias asesino y si no lo era por ser el perseguidor de un genio que quiso salvar la sanidad ahorrando camas al sEVERO oCHOA, las camas de los moribundos que había que haber ingresado de forma prioritaria, según todos los protocolos.

Un héroe, sí señor. Y efectivamente, Lamela estuvo jodido como Simancas anunció. Ya se encargó la izquierda de mover la plataforma para joderle... a base de inversión.

Anónimo dijo...

El personaje Montes, me recuerda a Garzón. Los dos son apoyados por un grupo de "progresistas", se sienten víctimas de los que ateniéndose a la Ley, no les permiten aplicar su concepto particular tanto de medicina, en el caso de Montes, como de justicia, en el caso de Garzón. Y cuando se les cuestiona sus "métodos" nada ortodoxos, entonces, se llevan las manos a la cabeza y tildan de "fachas a los que les requieren por no cumplir la ética y la ley.
Lo malo, es que mucha gente, que actúa de buena fé, los cree y confía en que realmente son víctimas y perseguidos. Yo no, porque utilizar torticeramente a sus admiradores y sus argumentos, sin atenerse a la ley, es muy peligroso, y ha dado lugar a lo largo de la historia, a personajes que hace temblar sólo con recordarlos.

Anónimo dijo...

Lo que más asco da es que el superjuez se aproveche de su progresismo y contactos para forrarse dando charlas en el extranjero. Habría que mandarlo a repartir justicia en Kabul.

Anónimo dijo...

¿Que por qué se puede acusar a Lamela de ser el responsable de todo el revuelo del Severo Ochoa sin haberse personado la CAM como acusación? Muy sencillo, porque como consejero de Sanidad es el que dio la noticia a todos los medios de comunicación de que había recibido de una asociación contra las negligencias médicas un dossier que decía que en el Severo Ochoa se mataba masivamente, noticia que tuvo difusión mundial. El escándalo ya estaba servido, pues a la opinión pública lo que menos le importa son los tecnicismos jurídicos, como que si la CAM se limitó a denunciar, poniendo los papeles en manos del Fiscal o se personó como acusación popular.
Lo más curioso es que Lamela se extrañase de que se le hiciera responsable de promover el proceso penal y de las consecuencias que tuvo para él, pues tanto si condenaban a Montes como si le absolvían, iba a salir muy mal parado; podía haber intuído que estaba activando una bomba, sin beneficios claros, como pronosticó Simancas (el único acierto que ha tenido, el pobre), y que esas situaciones sin salida se producen cuando se actúa irreflexivamente, sin medir las consecuencias tanto para terceras personas como para él mismo.

Anónimo dijo...

Hay algo que se ha dicho que es muy cierto, que es válido tanto para el Dr. Montes como para Garzón, y es que estamos en el país de la chapuza y aquí no pasa nada, especialmente cuando se trata de las responsabilidades de las élites profesionales. Pero, aunque nunca pasa nada y jamás se les exige a los médicos ni mucho menos a los jueces ni tan siquiera la responsabilidad disciplinaria, el día que un grupo se los quiere cargar se pone la maquinaria penal en marcha y se los fulmina por conductas que son la práctica habitual; en el caso de Montes, la excusa fue por no cumplir escrupulosamente los protocolos, o Garzón por dictar resoluciones idénticas a todos los demás jueces, y avaladas por sus superiores jerárquicos y el fiscal.
Las normas no están al servicio de la sociedad, para mejorar la calidad de vida, sino que se utilizan como armas en las luchas de poder, y tanto con Montes como con Garzón, hay mucha gente que le tiene ganas. Con Garzón, se dice que lo apoya la izquierda (es cierto, ¿quién, si no, después de Gurtel?), pero se olvida que el instructor en la causa contra Garzón por las actuaciones sobre el franquismo es Luciano Varela, un juez más rojo que nadie, fundador de Jueces para la Democracia, quien para cargarse a su enemigo, aceptó la denuncia de Falange. Sobre Montes, hay algún comentario en este mismo post de un médico que dice ser de izquierdas que arremete contra Montes. Serán personajes muy endiosados, pero también hay muchos celos por parte de los compañeros de profesión.

Anónimo dijo...

Yo creo que es imposible tener celos de Garzón, porque para los juristas es una especie de monigote, alguien que ha perdido su seriedad, su rigor y su imparcialidad entre el circo de sus actuaciones, declaraciones, reuniones y cacerías. Exactamente lo mismo que Montes. Algún paleto de pueblo remoto podrá envidiar su notoriedad o el dinero que gana con sus malísimos escritos, pero está claro que lo que no suscita son celos profesionales, entre otras cosas porque es muy malo.

Es como decir que Zapatero despierta envidias de muchos padres por sus hijas, o que Arguiñano despierta envidias por sus chistes.

No confunda las causas con las consecuencias. Es posible que los triunfitos rabien de envidia ante la popularidad que alcanzan los payasetes como Garzón o Montes, pero los profesionales prefieren siempre el reconocimiento de sus clientes o pacientes, ya que eso es lo que puede ser duradero y garantizar una larga vida profesional. La fama por llamar la atención, por ser poco correcto o por copular con una gallina es lo más deplorable que un profesional puede esperar y normalmente acaba con la confianza que los clientes o pacientes podrían depositar, por tanto con la carrera profesional.

.

.


IMPORTANTE: Esta web-blog no se hace responsable por las opiniones vertidas en el apartado de comentarios. En cumplimiento de la LISI, cualquier comentario que pueda ser considerado injurioso o difamatorio será retirado en el momento en que se tenga conocimiento del mismo. Los insultos y descalificaciones personales también serán eliminados. Los comentarios que los responsables DLEGANÉS estimen que pudieran incurrir en algún tipo penal serán guardados y puestos a disposición judicial, si así se requiriera. Las direcciones IP de los visitantes que dejen comentarios en el blog serán guardadas por blogger-google a los efectos anteriormente señalados. El spam queda prohibido.


.