Desde el año 2008

.

.

Más Madrid-Leganemos no apoyará la subvención a la Iglesia de El Salvador

Tal y como recuerda su portavoz, Fran Muñoz, “la propuesta de subvención ni forma parte de los acuerdos de Gobierno, ni ha sido debatida por el Equipo de Gobierno”.

El Grupo Municipal de Más Madrid-Leganemos, con dos concejales en el Gobierno del Ayuntamiento de Leganés, no apoyará la propuesta para subvencionar con 500.000 euros a la iglesia de El Salvador que previsiblemente se debatirá en el próximo Pleno.

Desde Más Madrid-Leganemos siempre se ha defendido que el Ayuntamiento no puede hacerse cargo del mantenimiento de un patrimonio que no es suyo y cuya propietaria, la iglesia católica, ya recibe subvenciones para el mantenimiento y restauración de sus edificios.

Creemos que en este momento, en el que estamos trabajando en los presupuestos de 2020, nuestra obligación como Gobierno es fijarnos en las necesidades de inversiones e infraestructuras que tiene nuestra ciudad y nuestro patrimonio público, que es dónde elAyuntamiento tiene competencias y la obligación de actuar.

El portavoz de Más Madrid-Leganemos, y Concejal de Desarrollo Local y Empleo, Festejos, Sostenibilidad y Movilidad, Fran Muñoz, declara que “nos ha sorprendido la propuesta ya que esta subvención ni forma parte de los acuerdos de Gobierno, ni ha sido debatida por el Equipo de Gobierno, algo que consideramos imprescindible puesto que este tema ya salió en la pasada legislatura y nuestra posición al respecto fue clara, desde el máximo respeto a las creencias de todas las personas, consideramos que no es el Ayuntamiento quien debe hacerse cargo de estas obras”.

11 comentarios:

Anónimo dijo...

Hay muchisimos ciudadanos que pagan impuestos al estado que están necesidades de ayudas, becas o cualquier tipo de apoyo.

Anónimo dijo...

Hay subvenciones municipales tan cuestionables o más que la acordada a la iglesia de El Salvador, contra las que no se dice nada. Si Leganemos no la apoya, tampoco es para negarle su derecho a discrepar, teniendo en cuenta que su voto no es decisivo en este caso.
Esta iglesia, además del servicio religioso que presta a un número importante de vecinos, es arte, cultura e historia, valores a considerar por cualquier ciudadano mínimamente culto; por todo lo que representa, merece que el Ayuntamiento contribuya a su conservación.

Hombre sencillo dijo...

Pregunten a LegaMENOS sobre subvencionar mezquitas. Lo mismo nos sorprenden...jajaja.

Ni iglesias ni mezquitas, legaMENOS. Que cada uno se pague su creencia.

Mientras tanto Leganés es un estercolero. Pero no hay problema: tenemos un equipo de futbol de primera...jajaja

Anónimo dijo...

Una ciudad cosmopaleta como Leganés no merece tener un patrimonio tan valioso como la iglesia del Salvador. Cuando se derrumbe por pura dejadez, harán el balance de muertos y heridos y a otra cosa, por ejemplo, a construir un centro comercial en el solar que quede.

Anónimo dijo...

Cierto, La Iglesia tendría que cuidar de "Su Patrimonio" ya que es su propiedad y es una institución privada.

Anónimo dijo...

La Iglesia es una institución privada que debería cuidar de su patrimonio?? Pero qué sinvergüenza eres, la Iglesia es una institución tan privada como el Islam de las mezquitas construidas en España con el sudor de los impuestos de todos los españoles no islamistas, a quienes tú y tu partido habéis obligado a "colaborar" en su construcción. Menos mal que ya estáis muy calados, rogelios.

Anónimo dijo...

Las Iglesias, al margen de ser edificios propiedad de La Iglesia, son patrimonio artístico de España, son joyas arquitectónicas de la cultura española, el legado de nuestra cultura. Representan los diferentes estilos arquitectónicos en el tiempo, desde el Románico al Neoclásico. Y el que no esté de acuerdo en invertir en la conservación de nuestro patrimonio histórico y artistico de NUESTRA cultura y encima quiera desviar NUESTRO DINERO para el Islam y sus mezquitas, tiene un problema severo. Y de paso, que se vaya a tomar por c.

Anónimo dijo...

Que Dios se lo pague

Anónimo dijo...

Lo que tienen que aclarar algunos es si quieren que se conserve el patrimonio artístico o que se abandone hasta que desaparezca. Ante la amenaza de ruina de una edificación, escudarse en que hay otras necesidades que cubrir o que su conservación le corresponde al titular (cuando es un bien de la Iglesia Católica) son excusas que no se sostienen.
Personalmente, ante la destrucción del patrimonio artístico solamente priorizaría la vida de las personas, pues nuestra relación con la cultura y la historia nos constituye individual y colectivamente y, desde luego, es vergonzosa la ignorancia de los que dicen que antes que evitar la ruina de la iglesia de El Salvador está el pago de las subvenciones a los ascensores. En este caso, hay dinero para todo, pero el caso es inventarse prioridades y necesidades para oponerse.
La alegación de la titularidad privada para que las administraciones públicas no colaboren en la conservación de los bienes artísticos en manos de la Iglesia también es una pobre excusa. Sean bienes públicos o privados, están al servicio y disfrute de la colectividad, y lo que importa es su conservación para que igual que llegaron a nosotros, puedan llegar a las generaciones futuras. La mezquita de Córdoba, cuya titularidad se discute actualmente, ha estado en manos de la Iglesia siempre y la disfrutamos todos, creyentes o no. Si, como ocurrió con otros bienes eclesiásticos, hubiera pasado a ser del Estado con la desamortización de los bienes de la Iglesia en el siglo XIX, quizá habría corrido la misma suerte que muchos edificios religiosos de gran valor artístico e histórico cuya conservación el Estado abandonó y se arruinaron totalmente.
En Francia, estado laico en el que muchos se miran, cuando se acordó la separación de la Iglesia y Estado, las grandes catedrales pasaron a ser propiedad del Estado francés, pero la Iglesia Católica siguió utilizándolas como en España, pues la religión católica se considera parte de la tradición y cultura francesas, que han de respetarse y preservarse. Tenemos reciente el incendio de Notre Dame, cuando uno de los primeros que puso dinero para su restauración fue el Ayuntamiento de París.
Paradójicamente, en un estado laico como Francia, la conservación de los templos corre a cargo del Estado, sin los debates estériles en los que nos enzarzamos aquí.

Anónimo dijo...

Lo has explicado perfectamente, pero el odio de muchas personas hacia La Iglesia y la inquina acumulada desemboca en paridas semejantes. Mientras apoyan la construcción de mezquitas con los impuestos de todos, laicos y católicos. O sea, los argumentos no se sostienen, ridículo tras ridículo. A ver si nos han preguntado a los demás si aceptabamos que con nuestros impuestos se construyeran lugares de culto de religiones diversas, entre otras las propias mezquitas de los imanes tan "de moda"

María Dolores Montoro de Francisco dijo...

La postura de los amigos de Otegui y Ternera, de Castro (Revenge) y Maduro no decepcionan a su lumpen de no contributivos y garrapatosos. Propongo que sea la sociedad que paga la que decida qué pagar y la que recibe que se conforme hasta que se vuelva donante.

En particular estoy harta de que señores que sólo chupan del presupuesto y de mi sangre decidan qué se hace o qué no se hace con los recursos que vienen de todo el mundo menos de ellos.

La verdadera revolución se acerca, es esa en la que los donantes, actuales o pensionistas contributivos durante su vida activa, tomemos las riendas y decidamos qué se tiene que dar a los receptores y si se lo merecen o se han vuelto receptores por pura insolidaridad.

No podemos tolerar más confiscaciones y no podemos tolerar que los capitanes de la legión de receptores nos digan a los donantes qué tenemos que pagarles para que no nos contagien las garrapatas.

.

.


IMPORTANTE: Esta web-blog no se hace responsable por las opiniones vertidas en el apartado de comentarios. En cumplimiento de la LISI, cualquier comentario que pueda ser considerado injurioso o difamatorio será retirado en el momento en que se tenga conocimiento del mismo. Los insultos y descalificaciones personales también serán eliminados. Los comentarios que los responsables DLEGANÉS estimen que pudieran incurrir en algún tipo penal serán guardados y puestos a disposición judicial, si así se requiriera. Las direcciones IP de los visitantes que dejen comentarios en el blog serán guardadas por blogger-google a los efectos anteriormente señalados. El spam queda prohibido.


.