Desde el año 2008

.

.

La Federación de Vecinos propone de nuevo que el bulevar de entrada al hospital Severo Ochoa se llame Doctor Luis Montes

-Es la segunda vez que se solicita al gobierno de Leganés. Esta petición no fue atendida por el alcalde, Santiago Llorente (PSOE), en la anterior Legislatura. Nunca aclaró los motivos.

-Esperamos que el gobierno, presidido por el PSOE, atienda el deseo de miles de leganenses.


La Federación Local de Asociaciones Vecinales de Leganés, junto a la Plataforma Ciudadana Luis Montes en Defensa de la Sanidad Pública de Leganés presenta, el 12 de marzo de 2020 en el próximo pleno, una moción para solicitar, nuevamente que el Bulevar central de acceso al Hospital Universitario Severo Ochoa de Leganés, lleve el nombre de: Bulevar Dr. Luis Montes Mieza y en la misma placa lleve grabado lo siguiente: “El pueblo de Leganés por su trayectoria humana y médica, por su lucha por la Sanidad Pública y por el Derecho a Morir con Dignidad”.

Está moción se presentó al final de la anterior legislatura (2015-2019) y contando con mayoría, de catorce concejales, habían comprometido su voto favorable mediante firma. El alcalde, Santiago Llorente, del PSOE no permitió su aprobación en el pleno del Ayuntamiento.

Esperemos que, el próximo jueves, 12 de marzo, podamos leerla y se apruebe en el pleno de abril coincidiendo con el aniversario del fallecimiento del Doctor Montes.

Otra coincidencia importante es que la primera gran mayoría parlamentaria de la legislatura ha permitido que el Congreso tramite la propuesta de “Ley de eutanasia”, que tiene como, objetivo, dar una respuesta jurídica a una gran demanda social. Luis trabajo duramente para su aprobación.

El Doctor Montes desarrollo, prácticamente, su vida laboral en el Hospital Universitario Severo Ochoa y las vecinas y vecinos se volcaron apoyando al Doctor Montes en el año 2005, cuando se le acuso de sedaciones irregulares, a causa de denuncias falsas.

Leganés siempre han agradecido el trabajo y compromiso del Doctor montes, desde el inicio de su carrera profesional, por su implicación en la defensa de la sanidad pública y de calidad.

Su trabajo siempre fue de entrega para el bienestar de los pacientes en el tratamiento de la enfermedad y de su recuperación. Luis fue un paso más y lucho por el bienestar de las personas hasta el final de la vida.

La mayor aportación de Luis, a la sociedad española, y por lo que se recordará siempre, es haber abanderado y capitaneado la lucha por una muerte digna. "La gente sufría y agonizaba durante horas y días sin otra razón que los prejuicios y la ineptitud de muchos facultativos".


MOCIÓN DE LA FEDERACIÓN DE ASOCIACIONES DE VECINAS/OS DE LEGANÉS, AL PLENO DEL AYUNTAMIENTO, SOLICITANDO RESCATAR EL EXPEDIENTE DE LA
PROPUESTA DE ALCALDÍA-PRESIDENCIA PARA DISTINGUIR AL DR. LUIS MONTES MIEZA, MÉDICO DEL HOSPITAL “SEVERO OCHOA”, DENOMINANDO CON SU NOMBRE, AL BULEVAR CENTRAL DEL HOSPITAL “SEVERO OCHOA”

Parte expositiva

La Federación Local de Asociaciones Vecinales de Leganés, junto a la Plataforma Ciudadana Luis Montes en Defensa de la Sanidad
Pública de Leganés y en representación de las vecinas/os y otras organizaciones. Tomo la palabra para expresar el agradecimiento
que sienten miles de personas por el Doctor Luis Montes Mieza. La vida de Luis Montes ha estado marcada por la defensa de lo público, la justicia social y la lucha por el derecho a una muerte digna.

El doctor Montes se licenció, en Medicina, en la Universidad Complutense de Madrid. Fue director médico del Hospital La Paz de
Madrid. En 1987 ingresó como anestesiólogo en el recién creado Hospital Severo Ochoa de Leganés, del que fue director, y desde el
año 2000, coordinador de urgencias del Hospital Severo Ochoa.

Cargo que desempeñó hasta el 2005 que fue cesado, a instancia de Manuel Lamela, tras dos denuncias anónimas y falsas. Continúo trabajando en el Hospital “Severo Ochoa” como médico anestesista, su especialidad, hasta su jubilación.

Militancia antifranquista

La militancia de Montes se remonta a los tiempos de la oposición al franquismo, donde se volcó en el trabajo comunitario en los barrios de chabolas, que abundaban, en el norte del actual distrito de Tetuán y en Orcasitas donde vivió.

Toda su vida lucho, junto con otros compañeros y compañeras, por imprimir a la práctica de la medicina un marcado carácter progresista y de servicio público. Un ejemplo, es, su firme oposición a intentos privatizadores de la sanidad de los Gobiernos del P.P.

En los años 80, apostó, porque fueran los hospitales públicos los que asumieran la realización de abortos. Práctica, entonces, no
siempre accesible, para quien la necesitaba y siempre relegada a clínicas privadas.

Desde los pasillos de urgencias de Leganés, Montes decidió, en sus últimos años en ejercicio, poner fin a lo que en sus propias palabras, era una de las grandes cuentas pendientes de la sanidad pública: la muerte digna. “La gente sufría y agonizaba durante
horas y días sin otra razón que los prejuicios y la ineptitud de muchos facultativos”.

Su larga trayectoria de lucha, seguro, que llego a causar gran disgusto entre algunos médicos del Severo y de los sectores más conservadores del P.P. madrileño, lo que acabó provocando uno de los mayores escándalos, ocurridos, en la sanidad pública española.

Tras recibir un anónimo y sin contar con ningún informe ni prueba que sustentara las graves acusaciones. El entonces, Manuel
Lamela, Consejero de Sanidad de Madrid, ceso a Luis, de su cargo de coordinador de urgencias, y puso en marcha una auténtica cacería de brujas contra los facultativos a los que se les acusó, implícitamente, de decenas de muertes por sedaciones ilegales.

Lamela, en todo momento, apoyado por la presidenta regional, Esperanza Aguirre, hizo todo lo posible para sustentar las acusaciones.

En mayo de 2005 se inicia, “El caso Leganés”. Luis Montes Mieza y Miguel Ángel López Varas son investigados por la Consejería de
Sanidad de la Comunidad de Madrid, a cargo de Manuel Lamela Fernández, a causa de dos denuncias anónimas en la que se les acusaba de sedaciones, en dosis elevadas, a enfermos terminales, en el servicio de Urgencias, del Hospital “Severo Ochoa”, que Luis coordinaba.

En enero de 2008 los tribunales cerraron el caso ratificando el sobreseimiento que ya, en el de junio de 2007, habían determinado.

El 28 de enero de 2009, Luis Montes y Miguel Ángel López interpusieron una querella, admitida a trámite, por denuncia falsa y falsedad contra Manuel Lamela Fernández y los seis médicos firmantes del informe con el que se le pretendía inculpar.

En abril de 2011, la titular del juzgado de Instrucción número 43 de Madrid, acordó el sobreseimiento libre y el archivo de la querella.

La Audiencia Provincial de Madrid ratificó el archivo de la causa y, además, mandó eliminar cualquier referencia a la mala práctica de los doctores. Fue el sello definitivo para calificar el caso como el bulo de las sedaciones de Leganés.

Los tribunales resolvieron, el intento de linchamiento de la derecha más rancia y retrógrada de nuestra sociedad. Esa victoria fue muy
importante pero LA MAYOR APORTACIÓN DE LUIS, A LA SOCIEDAD ESPAÑOLA, Y POR LO QUE SE RECORDARÁ SIEMPRE, ES HABER ABANDERADO Y CAPITANEADO LA LUCHA POR UNA MUERTE DIGNA.

Tras la denuncia, que sirvió de excusa para la brutal agresión del PP, estaba el rechazo fundamentalista, al empeño de Luis y su equipo, de dignificar la muerte. Quisieron acabar con ellos, pero no lo lograron. Se toparon con la convicción de Luis y el apoyo de toda una sociedad agradecida.

Sin olvidar que desde el 11 de marzo, hasta agosto del 2005, el tema de las sedaciones irregulares, en el Hospital Severo Ochoa,
son titulares en la portada de la prensa conservadora, a nivel nacional, cuyo único fin fue lanzar una cortina de humo mientras se incentivaba que el dinero privado se introdujera en la Sanidad Pública. Se iniciaba la construcción de los ocho nuevos hospitales, de Esperanza Aguirre, y se daban las contratas, de esos hospitales, a empresas con ánimo de lucro que después se repartirían los beneficios.

En aquellos años, las asociaciones vecinales, junto a partidos políticos, convocaron concentraciones y manifestaciones de apoyo.
La inmensa mayoría del pueblo de Leganés salió a la calle a defender al Doctor Montes. Un profesional pionero en fomentar planes de salud comunitaria y, desde luego, en defender el derecho a morir con dignidad, libremente y sin dolor.

Luis Montes, trabajo toda su vida por la libertad y contra el sufrimiento de la gente. En su última etapa, desde su puesto en la urgencia del Severo Ochoa, se empeñó en lograr, una asistencia humana a las personas en trance de morir, a los que el sistema a
veces niega, no solo el alivio sino incluso el conocimiento de su pronóstico.

380.000 personas mueren anualmente en España

El proyecto emprendido por Luis está, actualmente, apoyado por miles de personas que exigirán más cambios legislativos para atender dignamente a todas las personas que lo necesiten en los últimos momentos de su vida. Cerca de 380.000 personas mueren al año en España. 250.000 necesitarán cuidados paliativos y 125.000 los precisarán de carácter específico.

Son enfermos que tienen un cáncer terminal o una enfermedad neurodegenerativa, pero menos de la mitad los reciben. Fallecen con sufrimiento por falta de esta cobertura especializada o por legislación inadecuada.

Presidente de la Asociación Derecho a Morir Dignamente

Luis Montes Mieza fue presidente federal de la asociación Derecho a Morir Dignamente, desde 2009 hasta su fallecimiento en 2018.
Asociación que defiende la despenalización de la eutanasia, el acceso universal a los cuidados paliativos hospitalarios y extra
hospitalarios, a la sedación, la implantación y difusión del testamento vital y el derecho a la autonomía del paciente así como el respeto a su voluntad y libertad individual.

El Doctor Montes “fue un hombre bueno cargado de valores y de una gran humanidad y estos valores siempre deben tener reconocimiento en nuestra ciudad. Nunca trasgredió la ley y supo mantener su coherencia siempre a favor de aquellos pacientes que en estado terminal sufrían del dolor y de la agitación.

Estuvo siempre al lado de estos pacientes, paliando esos momentos terribles y difíciles, aplicando todos sus conocimientos científicos
con absoluta humanidad”.

El 12 de febrero del 2020 el Congreso daba luz verde a la proposición de ley de eutanasia, presentada por el PSOE, con un
amplio apoyo, 201 votos a favor, 140 en contra y 2 abstenciones.

Una ley que estará siempre ligada a la lucha de Luis Montes, hoy no estaríamos debatiéndola en el Congreso si no hubiera sido por que
el Dr. Montes, primero de forma involuntaria, a raíz del “Caso Leganés” y luego activamente a través de la organización Derecho a Morir Dignamente, puso el debate de la muerte digna en la
ciudadanía.

Por todo lo expresado: las vecinas/os de Leganés, organizaciones locales, políticas, sindicales, provinciales y del estado en
reconocimiento al Dr. Luis Montes Mieza. Por su dignidad y compromiso en su profesión, por la dedicación a los pacientes, por la defensa de la sanidad pública y por su aportación a la sociedad en su lucha por el derecho a una muerte digna.

Parte propositiva

PROPONEN AL AYUNTAMIENTO PLENO


1. Aprobar que, el Bulevar central de acceso al Hospital Universitario Severo Ochoa de Leganés, lleve el nombre de: Bulevar Dr. Luis Montes Mieza y en la misma placa lleve grabado lo siguiente: “El pueblo de Leganés por su trayectoria humana y médica, por su lucha por la Sanidad Pública y por el Derecho a Morir con Dignidad”.

2. Llevar el próximo mes de abril de 2020, el expediente o una Proposición de Alcaldía-Presidencia, que recoja la propuesta anterior, al cumplirse dos años de la muerte del Dr. Montes.

“El doctor Luis Montes merece una calle en Leganés y que la futura ley española sobre la buena muerte lleve su nombre. Es lo que significa la palabra eutanasia, muerte dulce.”

1 comentarios:

Anónimo dijo...

Mejor darle al bulevar el apelativo, más propio.

.

.
.
.

.


IMPORTANTE: Esta web-blog no se hace responsable por las opiniones vertidas en el apartado de comentarios. En cumplimiento de la LISI, cualquier comentario que pueda ser considerado injurioso o difamatorio será retirado en el momento en que se tenga conocimiento del mismo. Los insultos y descalificaciones personales también serán eliminados. Los comentarios que los responsables DLEGANÉS estimen que pudieran incurrir en algún tipo penal serán guardados y puestos a disposición judicial, si así se requiriera. Las direcciones IP de los visitantes que dejen comentarios en el blog serán guardadas por blogger-google a los efectos anteriormente señalados. El spam queda prohibido.


.