Desde el año 2008

.

.

El teniente de alcalde, del PSOE, al banquillo por los delitos de denuncia falsa y falso testimonio contra el portavoz independiente, señala ULEG

El juzgado de instrucción nº 8 de Leganés ha dado plazo de diez días al Ministerio Fiscal y a la acusación particular para presentar escrito de acusación y apertura de juicio oral una vez ha concluido su labor, determinando que de la instrucción y de la documental aportada (la grabación de los hechos y el juicio por el que se absolvió de las falsas agresiones al líder de la oposición Carlos Delgado) quedaría "indiciariamente acreditado" que el investigado Javier Márquez habría cometido los delitos de denuncia falsa y falso testimonio, informan los independientes.

El flamante tercer teniente de alcalde, presidente de la Junta de Distrito de Zarzaquemada y concejal de Obras e Infraestructuras, Javier Márquez, se enfrenta a penas que podrían alcanzar los tres años de cárcel y 50.000 euros por daños morales por haberse inventado una agresión de los concejales de ULEG Carlos Delgado y Carlos Aranzana, indica ULEG.

Agresión por la que la Justicia absolvió en firme a ambos ediles gracias a una grabación íntegra de los hechos que desmontó toda la patraña orquestada allá por marzo de 2018 por el aquel entonces director general de Sostenibilidad, quien aseguró que en su despacho y con ocasión de una visita de los ediles para ver un expediente de la delegación "se le había pegado, llamado chorizo, corrupto, sinvergüenza, te vas a ir a una esquina, sufriendo presuntamente lesiones en espalda y brazo que le hizo llevar un cabestrillo, estar varios días de baja médica al haberse golpeado durante la agresión con mesas, armarios, sillas, suelo..."

Una sucesión de mentiras respaldadas por el alcalde, Santiago Llorente, y varios cargos públicos y orgánicos del PSOE que ahora serán enjuiciadas penalmente.

"Mafia" en Leganés que operó decisivamente en la campaña electoral 2019

ULEG valora positivamente esta decisión judicial que respalda una vez más la labor del partido vecinal, una formación honesta, molesta y combativa que determinados sectores políticos y empresariales se han empeñado en neutralizar por todo tipo de viles métodos. "Luchar contra la mafia política, empresarial, mediática y social es duro.

Esa "mafia" controla estómagos, tapa conciencias y cierra bocas para seguir manteniendo una estructura caciquil y clientelar como la que se sufre en Leganés. Esa mafia afloró con especial crudeza en la reciente campaña electoral, ante el pánico de que ULEG ganara las elecciones y librara a la ciudad de los delincuentes con corbata, chándal o micrófono que andan al cabo de la calle”.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

De momento, a ver qué dice el Fiscal, si formula acusación o no.

El ahora acusado fue atendido en el Severo Ochoa y existe un parte de lesiones firmado por un médico funcionario de la Seguridad Social, actuaciones que, según los denunciantes, también serían parte del montaje urdido para perjudicar a ULEG en las elecciones municipales. Si fuera así, también tendrían que estar en el banquillo todos los sanitarios que han intervenido.

Anónimo dijo...

los sanitarios no tienes que estar ahí, porque las lesiones de Márquez se las ha podido hacer él o no tienen nada que ver con el incidente. Lo que está diáfano es que no se las hicieron los de ULEG y que hay indicios suficientes para que el juez haya procesado a Márquez a la vista de la grabación de los hechos. La denuncia fue más falsa que judas, otra cosa es si tendrá reproche penal o no. El reproche de la sociedad debería tenerlo, al menos. Individuos como este Márquez sobran en la política.

María Dolores Montoro de Francisco dijo...

En los partes de lesiones se relata lo que el paciente te dice y se exploran las lesiones que el paciente pueda tener, pero eo no quiere decir que lo que se haya contado al médico sea la verdad ni que las lesiones se hayan producido como el paciente dice.

Recuerdo un caso de un paciente ya fallecido al que llevó la policía al centro de salud para su reconocimiento, tras apresarle en una tienda donde había robado herramientas. Me dijo que había sufrido brutalidad policial en el apresamiento, a penas 15 minutos antes de entrar en mi consulta. Las lesiones que me mostró eran hematomas de color amarillo, o sea de al menos 10 días de evolución y algunas heridas cicatrizadas parcialmente, alguna de más de un mes de evolución. En el parte tuve que escribir lo que él relataba poniéndolo entre comillas y en mi exploración contar los colores y evoluciones de las lesiones que vendía como recientes.

Otros casos no son tan disparatados. Algunas personas sufren daños y los intentan hacer pasar por causados por otros, o en accidentes supuestos de tráfico por las indemnizaciones, por ejemplo. Su señoría lee lo que se escribe pero la relación causal entre una lesión y lo que el paciente cuenta no la establece el médico que atiende, en todo caso el forense o una pericial y por supuesto todas las pruebas que acompañan al proceso, incluidos los testigos, grabaciones, etc. Tener un documento médico no tiene más valor que poner de manifiesto un síntoma o una lesión en un día, no quién o qué la ha producido.

Anónimo dijo...

En principio, el informe médico expedido por un funcionario público tiene la presunción de veracidad, es decir, que son ciertos los hechos que relata y que las lesiones son compatibles o no con lo que le cuentan, Es válido a todos los efectos, salvo prueba en contrario. Si no lo han impugnado ni ha sido desvirtuado por el forense o por una prueba pericial, es un documento público que tiene más valor que las pruebas o grabaciones realizadas por parte interesada.

Podría decirse con toda certeza que la denuncia que puso el concejal es absolutamente falsa si el encuentro entre las partes no se hubiera producido, pero todos admiten que el enfrentamiento existió, que uno de ellos el mismo día acudió al médico, quien certifica unas lesiones compatibles con el relato del lesionado.

Por la otra parte se presenta una grabación sonora de ese encuentro y que, aunque no se haya alterado, no se puede afirmar que recoja íntegramente todo lo sucedido.
También puede afirmarse de esa grabación que, cuando la oyeron después del incidente, vieron que la podían utilizar a su favor porque no recoge nada que les incrimine.

Una cosa es que se absuelva por no poder determinarse quién es el autor de una lesión cuando se actúa en grupo, y otra muy distinta deducir de esa absolución que la denuncia es falsa.

Decir que las lesiones se las hizo a propósito el concejal para poder denunciar después, resulta más inverosímil que aceptar que se produjeron en el enfrentamiento.

En fin, que la justicia diga cuál es la verdad judicial, la única posible, pero hay algo en esta historia que no se puede aceptar y es el abuso de las querellas contra políticos poco antes de las elecciones (contra Villacís se querelló IU) buscando solamente rédito electoral utilizando a la justicia. Como los jueces conocen la intencionalidad de estas querellas, paralizan las actuaciones hasta después de las elecciones, para no beneficiar a ninguna de las partes, como ha hecho la juez instructora de la querella de ULEG.

Anónimo dijo...

Lo único que me queda claro es que una de las partes miente y ha actuado de forma mezquina. Y mi único deseo es que la justicia encuentre un culpable y además de la pena quede señalado socialmente. Lo que más me disgustaría es que la sentencia no refleje ningún culpable por falta de pruebas, porque repito que aquí una de las dos partes miente de manera miserable y los ciudadanos queremos saber quién es.

Anónimo dijo...

Cuando hay una sentencia que dice que hubo un forcejeo entre los tres y que existe un parte de lesiones que pudieron producirse debido al forcejeo, la querella por denuncia falsa carece de fundamento. Por esa razón hasta le pueden imponer las costas a los querellantes.

.

.


IMPORTANTE: Esta web-blog no se hace responsable por las opiniones vertidas en el apartado de comentarios. En cumplimiento de la LISI, cualquier comentario que pueda ser considerado injurioso o difamatorio será retirado en el momento en que se tenga conocimiento del mismo. Los insultos y descalificaciones personales también serán eliminados. Los comentarios que los responsables DLEGANÉS estimen que pudieran incurrir en algún tipo penal serán guardados y puestos a disposición judicial, si así se requiriera. Las direcciones IP de los visitantes que dejen comentarios en el blog serán guardadas por blogger-google a los efectos anteriormente señalados. El spam queda prohibido.


.