Desde el año 2008

.

.

La Asamblea de Madrid aprueba reclamar al Ministerio de Sanidad que negocie la financiación de fármacos de hepatitis C, a propuesta de IU.

La Comisión de Sanidad de la Asamblea de Madrid aprobó por unanimidad una Proposición No de Ley presentada Izquierda Unida (IU) en la que se insta al Ministerio de Sanidad a que negocie las condiciones de financiación de los tratamientos de los pacientes con hepatitis C con la industria farmacéutica.

El portavoz de Sanidad de IU en la Asamblea y coordinador local de Leganés, Rubén Bejarano, señaló que "es fundamental que con la máxima urgencia se garanticen los medicamentos a los pacientes enfermos de hepatitis C".

"Estamos ante una importante laguna asistencial en un sistema sanitario en cuyos principios está el carácter público, la universalidad, la equidad y la máxima calidad", apuntó.

Explicó que es necesario que en Madrid exista un plan regional contra la Hepatitis C donde vengan reflejados protocolos de vigilancia, detención, diagnóstico y tratamiento".

"Se debe garantizar a pacientes con fibrosis moderada a los tratamientos de triple terapia, así como a tratamientos en uso compasivo a los pacientes con hepatitis C", añadió.

Bejarano agradeció a PP, PSOE y UPY su colaboración para que esta proposición se aprobara en el Parlamento regional.

5 comentarios:

María Dolores Montoro de Francisco dijo...

Actualmente se realizan tratamientos antivíricos. La noticia podría malinterpretarse, de hecho parece sobreentenderse que en la actualidad a los pacientes de hepatitis C no se les trata con antivíricos, lo que es falso, porque si se hace. Los protocolos por los que se clama ya existen y lo que es posible es que ante una ampliación de las indicaciones haga falta adaptar estos protocolos para incluir estadios de la enfermedad en los que no se aplicaba la medicación por considerarse inseguro o peligroso. Es muy frecuente en la elaboración de las indicaciones de los fármacos que no se apliquen indiscriminadamente a todos los pacientes desde el principio. Poblaciones como embarazadas y niños no son fáciles de estudiar porque para asegurar que un fármaco no es perjudicial tiene que probarse y no es ético probar en niños o en embarazadas, por poner un ejemplo. Por eso se tarda más en autorizar algunos usos.

Lo que ha sucedido es que los antivíricos más empleados en hepatitis C no se habían aprobado para casos en los que el hígado ya es cirrótico (fibrosis) porque estos pacientes son muy complicados de compensar, tienen hipertensión portal, ascitis, varices esofágicas y un pésimo control de la homeostasis. Así que se ha tardado unos años en comprobar en que en estadio I de Child, o sea, cirrosis incipiente sin ascitis y pocas descompesaciones, los antivíricos son seguros. Esa es la novedad y la medida que se pide sería extender el protocolo actual a esos pacientes. La petición incluye una financiación negociada con los laboratorios, probablemente para rebajar precios, ya que van a vender muchos más tratamientos al ampliar el número de pacientes susceptibles de recibirlos.

Los tratamientos compasivos en casos más avanzados de insuficiencia hepática por hepatitis C ya se aplican y no pueden incluir a fármacos no testados en este tipo de paciente tan delicado si no se ha establecido su inocuidad.

Por la propia naturaleza de estos enfermos hay que estudiar muy bien si los fármacos son adecuados, ya que podrían inducir descompensaciones. Siempre se retrasan estos estudios porque surgen muchos problemas éticos para realizar los experimentos necesarios para establecer el fármaco como seguro y hacer el protocolo, como en el caso de niños y embarazadas.

La casuística para estos pacientes se toma de casos especiales y de la medicina heróica y por ello es mucho más lento.

La iniciativa es correcta, pero aporta simplemente el último impulso de algo que ya se viene haciendo y que no puede dar él siguiente paso sin consenso científico. No es un problema de pasta la aprobación sino de corrección deontológica. En diferentes países se hacen diferentes recorridos y algunos son más valientes y otros más garantistas. Aquí somos garantistas, por eso no cogen menos pollos de esos que suceden en el mundo por pufos con fármacos nuevos.

María Dolores Montoro de Francisco dijo...

Donde he puesto inocuidad pueden poner "efectos secundarios asumibles". En éstos tratamientos la inocuidad no existe realmente.

Anónimo dijo...

Siempre se agradece una doctora en estos blog que explique las cosas un poquito, no como otras entradas totalmente absurdas, grotescas, mal intencionadas que no aportan nada, sólo espacio ...porque en la mayoría de las veces se saltan sin leer.

Anónimo dijo...

Una doctora cuando escribe como tal y no las sandeces habituales. Tómame la matrícula Loli. Una vez más.

Anónimo dijo...

Gracias doctora por su explicación.Saludos.

.

.


IMPORTANTE: Esta web-blog no se hace responsable por las opiniones vertidas en el apartado de comentarios. En cumplimiento de la LISI, cualquier comentario que pueda ser considerado injurioso o difamatorio será retirado en el momento en que se tenga conocimiento del mismo. Los insultos y descalificaciones personales también serán eliminados. Los comentarios que los responsables DLEGANÉS estimen que pudieran incurrir en algún tipo penal serán guardados y puestos a disposición judicial, si así se requiriera. Las direcciones IP de los visitantes que dejen comentarios en el blog serán guardadas por blogger-google a los efectos anteriormente señalados. El spam queda prohibido.


.